Una noche mágica, con el sonido terapéutico continuo de los Gongs, a través del dinamismo del grupo de compañeros, en el que cada uno toca un rato, mientras los otros descansan. Es hacer trabajo en conjunto, intenso pero agradable!!. Yo volvería a repetir!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.