Todas las personas pasamos por etapas difíciles en nuestra vida . En esos momentos en que somos incapaces de salir a flote por nosotros mismos, encontrar a alguien con la capacidad, la formación y la entrega suficientes para ayudarte, es un verdadero milagro. Enfrentar los problemas del día a día es una cosa común, pero cuando sientes que pierdes el control de tu vida y el nudo aprieta hasta dejarte sin aire… Ahí descubrí lo que era el diafragma y lo que significaba desbloquearlo. Era la diferencia entre tener espacio para respirar o no. No es sólo un masaje, tú eres parte activa del proceso con tus respiraciones y con la ayuda de Raquel acabas la sesión con espacio para respirar, el nudo se afloja y sientes el alivio de haberte desprendido de un peso enorme. Gracias Raquel por estar ahí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *